miércoles, 7 de enero de 2009

UPAM SÍ, UPAM NO

Mañana empieza el segundo trimestre escolary la situación de los maestros/as interinos/as de Madrid es más precaria que nunca. A la inestabilidad laboral, a la falta de información sobre si habrá o no oposiciones este año, a la chapuza del reconocimiento de los trienios de antigüedad a los interinos, ahora se suma la absoluta falta de información sobre a qué médicos tenemos que acudir si estamos enfermos/as. Nos obligaban a ir a la Upam porque a diferencia del resto de los españoles la Seguridad Social teníamos que pagarla si queríamos seguir usándola. Excepto el médico de atención primaria si vivías fuera de la ciudad de Madrid. Pero los especialistas eran de la tal UPAM y si tenías una urgencia no sabías si te iban a cobrar si no ibas al Hospital Gregorio Marañón, el único al que pertenecías por ser de la UPAM. Un lío absurdo por el cual te privaban del derecho a la Seguridad Social y lo que es más grave, cambiando de situación con cada cese, por lo que un cese laboral o un nombramiento equivalía a suspender un proceso médico y volverlo a iniciar de nuevo, pudiendo pasarte esto varias veces a lo largo de un curso. Vamos, que para sustituir a un maestro que por ejemplo se ha hecho un esguince, una interina diabética se ve obligada a cambiar de médicos mientras el maestro del esguince se cura.
Al igual que para que unos tengan mucho tiene que haber otros que tengan poco, las jerarquías se reproducen en todos los rincones del sistema. Hay trabajadores de primera, de segunda y aún más. Tenemos que idear unas formas que beneficien a todos por igual y no conceder a nadie derechos mientras los mínimos no estén garantizados para todos. Y los mínimos no pueden estar por debajo del umbral de la pobreza. Mientras haya pobreza hay que prohibir, o al menos condenar moralmente, la riqueza, la ostentación, la opulencia. Todos tenemos derecho a curarnos cuando estamos malos pero por lo que se ve los maestros interinos nos tenemos que curar peor que los maestros con plaza. Son cosas de la desigualdad.....para que unos estén un poco mejor, otros tienen que estar peor.
Creo que la igualdad nos hace seres humanos libres y la desigualdad nos convierte a todos en esclavos unos de otros, y viceversa.
Mi libertad me dice que tengo derecho a la Seguridad Social Universal, de mi nómina pago a la Seguridad Social, y sin embargo el gobierno de la Comunidad de Madrid, con su presidenta a la cabeza, han decidido que mientras trabaje para ellos NO PUEDO EJERCER ESE DERECHO.
Espero que este año, debido a la falta de dinero para financiar la UPAM, me devuelvan mi derecho a recibir atención médica en la Sanidad Pública. Ya llegará la hora de luchar por mejorarla. Le hace falta un empujoncito a la Sanidad Pública Madrileña. Hay que mejorarla y no dejar en manos de empresarios de la salud un tema tan fundamental para la calidad de vida de la ciudadanía.

2 comentarios:

  1. Hola tienes mucha razón en parte de lo que dices, pero yo estoy horrorizada con la posibilidad de perder uno de los mejores especialistas del cancer de mama que nos proporciona la Upam, ya que gracias a ella yo que tengo un problema en este sentido, he tenido acceso a este especialista. La consulta en cuestion son 700 euros y las pruebas aparte y no tiene concertado ningún seguro privado. Creo que no debemos renunciar a la posibilidad que nos ofrece la Comunidad de Madrid, y que muchas empresas privadas ofertan a sus empleados, y que son algunas mejoras sanitarias. Al menos yo lo veo así y estoy muy preocupada de perder este privilegio. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar